Níjar
Edición Níjar - Níjar - Clásicos en el Parque cierra una edición mágica que hace brillar el oro oculto de Rodalquilar al ritmo de la música
Clásicos en el Parque cierra una edición mágica que hace brillar el oro oculto de Rodalquilar al ritmo de la música

NÍJAR.- Dieciséis ediciones en las que el cartel más utilizado en el Festival de Clásicos en el Parque es el de aforo completo, dan una idea aproximada del altísimo nivel musical que durante seis noches de verano se han vivido en Rodalquilar, sin lugar a dudas uno de los enclaves más mágicos del mayor Parque Natural marítimo terrestre del sur Europa. Con un cierre a cargo de Andreas Prittwitz, el solista de Flauta de Pico más reputado del mundo, que puso en escena su proyecto \"Lookingback over El siglo de Oro\" como nuevo programa con la mezzosoprano Isabel Álvarez, el anfiteatro de la cuenca minera nijareña brilló con la misma intensidad del mítico oro que antaño se extraía bajo aquel mismo suelo.


El XVI Festival Clásicos en el Parque ha cerrado una edición especial que lo sitúa en un nivel superior al de la consolidación como evento cultural, cita ineludible o fecha del calendario en la que la música clásica es protagonista, que no son más que algunas de las definiciones hechas por medios de comunicación a lo largo de su historia. Actualmente, desde hace ya algunos años, la propia actividad ha pasado a ser una de las razones por las que el Parque Natural Cabo de Gata Níjar tiene un sentido especial para el visitante, un motivo por el que sencillamente vale la pena volver.

Organizado desde la Asociación Clásicos del Parque bajo la dirección de Javier Rovira, el festival se ha situado en el vértice de la programación de música clásica de la temporada estival andaluza. “Ya no sólo es un evento cultural en un lugar de un especial significado para los nijareños, sino que se ha convertido en una cita que por sí sola atrae turismo, genera interés a lo largo de todo el año y nunca defrauda tanto por la calidad de los artistas invitados, como por la especial sensibilidad con la que se eligen los distintos emplazamientos en los que se desarrolla”, reconoce la alcaldesa de la localidad, Esperanza Pérez Felices. Iglesia, Jardín Botánico o anfiteatro, entre otros, son los lugares del histórico pueblo construido para la explotación de las minas de oro entre 1880 y 1990, en los que se han habilitado los escenarios que han acogido esta edición.


Institucionalmente el festival cuenta con el soporte económico del Ayuntamiento de Níjar, Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía o Diputación, además de patrocinios privados de la talla de Michelín, que cuenta con uno de sus exclusivos centros de I+D a pocos kilómetros de Rodalquilar.


A lo largo de seis jornadas y desde las diez y media de la noche, artistas de la talla de Ángel Luis Quintana, Rosa Torres-Pardo al piano y la voz de Clara Muñiz, Susana Sheiman y la Classijazz Big Band, Marta Zabaleta, los pianos de Esteban Ocaña y Domenico Codispoti, o Prittwitz y su Lookingback en la clausura de ayer, han reivindicado a Níjar y su Parque Natural de Cabo de Gata como el mayor escenario a cielo abierto para sentir la música clásica de la forma como fue concebida por sus autores, sencillamente al natural.

Níjar
Edición Níjar - Níjar - Clásicos en el Parque cierra una edición mágica que hace brillar el oro oculto de Rodalquilar al ritmo de la música
Clásicos en el Parque cierra una edición mágica que hace brillar el oro oculto de Rodalquilar al ritmo de la música

NÍJAR.- Dieciséis ediciones en las que el cartel más utilizado en el Festival de Clásicos en el Parque es el de aforo completo, dan una idea aproximada del altísimo nivel musical que durante seis noches de verano se han vivido en Rodalquilar, sin lugar a dudas uno de los enclaves más mágicos del mayor Parque Natural marítimo terrestre del sur Europa. Con un cierre a cargo de Andreas Prittwitz, el solista de Flauta de Pico más reputado del mundo, que puso en escena su proyecto \"Lookingback over El siglo de Oro\" como nuevo programa con la mezzosoprano Isabel Álvarez, el anfiteatro de la cuenca minera nijareña brilló con la misma intensidad del mítico oro que antaño se extraía bajo aquel mismo suelo.


El XVI Festival Clásicos en el Parque ha cerrado una edición especial que lo sitúa en un nivel superior al de la consolidación como evento cultural, cita ineludible o fecha del calendario en la que la música clásica es protagonista, que no son más que algunas de las definiciones hechas por medios de comunicación a lo largo de su historia. Actualmente, desde hace ya algunos años, la propia actividad ha pasado a ser una de las razones por las que el Parque Natural Cabo de Gata Níjar tiene un sentido especial para el visitante, un motivo por el que sencillamente vale la pena volver.

Organizado desde la Asociación Clásicos del Parque bajo la dirección de Javier Rovira, el festival se ha situado en el vértice de la programación de música clásica de la temporada estival andaluza. “Ya no sólo es un evento cultural en un lugar de un especial significado para los nijareños, sino que se ha convertido en una cita que por sí sola atrae turismo, genera interés a lo largo de todo el año y nunca defrauda tanto por la calidad de los artistas invitados, como por la especial sensibilidad con la que se eligen los distintos emplazamientos en los que se desarrolla”, reconoce la alcaldesa de la localidad, Esperanza Pérez Felices. Iglesia, Jardín Botánico o anfiteatro, entre otros, son los lugares del histórico pueblo construido para la explotación de las minas de oro entre 1880 y 1990, en los que se han habilitado los escenarios que han acogido esta edición.


Institucionalmente el festival cuenta con el soporte económico del Ayuntamiento de Níjar, Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía o Diputación, además de patrocinios privados de la talla de Michelín, que cuenta con uno de sus exclusivos centros de I+D a pocos kilómetros de Rodalquilar.


A lo largo de seis jornadas y desde las diez y media de la noche, artistas de la talla de Ángel Luis Quintana, Rosa Torres-Pardo al piano y la voz de Clara Muñiz, Susana Sheiman y la Classijazz Big Band, Marta Zabaleta, los pianos de Esteban Ocaña y Domenico Codispoti, o Prittwitz y su Lookingback en la clausura de ayer, han reivindicado a Níjar y su Parque Natural de Cabo de Gata como el mayor escenario a cielo abierto para sentir la música clásica de la forma como fue concebida por sus autores, sencillamente al natural.